in ,

AUTORIDADES HACEN CERRAR NEGOCIOS FORMALES EN AGUACHICA Y QUE CUMPLEN CON LAS NORMAS, PESE A LA CRISIS ECONÓMICA QUE SE VIVE

Actualmente, Colombia y el mundo viven un momento de crisis que ha llevado a emprendedores y empresarios a tener que cerrar sus negocios y en algunos casos, abandonar el sueño que emprendieron. Otros, tratan de luchar por sacar adelante sus empresas, recuperar el tiempo perdido y seguir existiendo; pero ven truncados sus propósitos en este tiempo de confinamiento por parte de las autoridades.

Es el caso de Joaco Royero, un reconocido comerciante de Aguachica que tiene un local de comidas rápidas llamado Rolling Burger, del que sobreviven alrededor de 10 familias. Pese a que el decreto nacional le da la facultad de seguir operando mediante plataformas de comercio electrónico o servicio a domicilio – como lo ha venido haciendo durante las últimas semanas-, el día de ayer, la Policía le hizo cerrar el local donde prepara las comidas que comercializa a domicilio, por el que, además, paga un arriendo.   

Esto, debido a que, según los uniformados, el comerciante estaba incumpliendo la medida del toque de queda al tener abierto su local, que es un un food truck, un vehículo que se acondiciona para vender comida; algo así como un negocio de comida sobre ruedas. Es así como se ha mantenido a través del tiempo desde que inauguró su negocio hace aproximadamente tres años, gracias a sus productos y fidelidad de la clientela, quienes, a pesar de haber cambiado las condiciones para consumir las preparaciones, siguen realizando sus pedidos, los cuales son entregados a domicilio, tal y como lo establece y les permite la ley.

Todo lo anterior, es considerado como injusto por parte del joven Royero, pues su negocio cumple con la respectiva cámara de comercio, protocolos de bioseguridad, ventas solo a domicilio y se encuentran, como se mencionó anteriormente, dentro de las excepciones decretadas a nivel nacional, acogidas por el decreto vigente en el municipio. Sin pensar en las pérdidas que generó esto para el comerciante y sus empleados, las autoridades policiales decidieron imponer la ley y por esto, Rolling Burger debió cerrar la noche de ayer.

Tal parece que a los ciudadanos y comerciantes que viven del día a día y que generan empleo en este tiempo de crisis, sí se les aplica la norma del toque de queda (aunque hagan parte de las excepciones), y el alcalde y funcionarios,  que son quienes debería dar ejemplo y cuidar a su pueblo, no lo hace.    

Así relató lo sucedido el comerciante a Magazín 96.7.

What do you think?

-2 points
Upvote Downvote

Total votes: 2

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 2

Downvotes percentage: 100.000000%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DE ABOGADA A MÚSICO Y ARTISTA LOCAL, PASIÓN QUE AUN EN MEDIO DEL COVID-19 LE HA GENERADO MUCHA SATISFACCIÓN.

PROGRAMA SOBRE USO DE LAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y LAS COMUNICACIONES FUE EXPLICADO ANTE CONCEJO DE AGUACHICA